Me reservo
Una visita
A partir del
Me reservo

PLAZAS TÍPICAS

Me reservo
Una visita
A partir del

Bajo el sol de la Provenza, las plazas son el lugar de encuentro imperdible del arte de vivir. Bajo la sombra de un plátano y arrullado por el canto de las cigarras, disfruta del tiempo…

“¿Nos encontramos en la Plaza Pie?” Seguramente que en algún momento escucharás esta frase en Aviñón, pues es una evidencia entre los aviñoneses cuando cae la noche. Rodeado entre las murallas, el centro histórico funciona alrededor de plazuelas del intramuros y cada una construye su propia historia, su reputación y su particularidad.
Como verás, la Plaza Pie, con su atrio rodeado de bares y cervecerías, con el mercado central les Halles, como broche de oro, es la plaza de la fiesta y de los epicúreos.

Plaza des Corps Saints: ¡también nos gusta comer bien! bajo la sombra de grandes plátanos y muy cerca de la espléndida iglesia de los Celestinos, Corps Saints es el cuartel general de los actores durante las noches del festival, la cita de los golosos en restaurantes exquisitos.

Después, puedes seguir hasta la plaza Saint-Didier, antigua plaza de cerdos, como lo certifica una inscripción grabada en el frontón de un palacete. Una plaza como la de un pueblo, con su gran bar, el Grand Café Barretta, su verdulero, carnicero y, por supuesto, su iglesia.

Si subes por la rue de la République, descubrirás el epicentro del intramuros, con su gran plaza de l’Horloge. Aquí podemos admirar todos los símbolos de Aviñón, el mosaico en el suelo y la devisa de la ciudad (Inguibus et rostro, que en español significa: a pico y garras), y el mecanismo del reloj de la Alcaldía con sus dos autómatas que entonan las horas.

Un poco más arriba, imperdible si pasas por aquí, la plaza del Palacio de los Papas; una asombrosa plaza que descubrimos al salir de un paso y que ¡causa sensación! Inmensa plaza de estilo italiano, que se abre al Palacio, a la basílica Notre Dame des Doms y al Pequeño palacio.

En el barrio popular de la Carreterie, la plaza des Carmes es un rinconcito encantador que da la sensación que Aviñón sigue siendo un pueblo. Con su mercado cubierto de tipo siglo XIX, les Carmes, murmura el mundo teatral todo el verano y está rodeada de restaurantes en los que es agradable venir y mirar la ciudad animarse.

En la entrada de la ciudad, la plaza Crillon y su antiguo juego de palma es una de las plazas más “burguesas” del centro histórico. Rodeada de palacetes frente a uno de los hoteles de turismo más antiguos de Francia (el Hôtel d’Europe que pronto festejará los 200 años) es una plaza con un carisma mundano en donde queda muy elegante sentarse en una mesa al sol para saborear algunas burbujas.