Le Castelas

Le Castelas
Es la primera iglesia parroquial dedicada a Saint-Bardulphe. Ya existía en 1195 y figuraba en la lista de las posesiones de la abadía Saint-André de Villeneuve.
De estilo románica, modificada en el siglo XVI, su pieza central data de la primera mitad del siglo XII. El conjunto de las pinturas murales que podemos destacar, data de 1608. La nave conserva su pila de agua bendita, pero ya no tiene su baptisterio, que se encuentra hoy en la iglesia del pueblo. Conserva dos campanas: la del oeste fundida en 1641 y la del sur en 1954.
En el año 1189, el obispo Rostaing de Aviñón entrega la iglesia Saint Bardulphe a la abadía benedictina Saint-André de Villeneuve. La capilla norte estaba dedicada al culto de Saint Alzias y la capilla sur, por la que se entra actualmente, a María.
En agosto de 1562, los luteranos y calvinistas se convierten en los amos de la región. Se destruyen las iglesias. François de Beaumont, más conocido bajo el triste nombre del Varón de los Adrets, devasta el sureste de Francia. Conocido por su crueldad, se le atribuyen numerosas masacres y en su esmero por abastecer Montpellier asediada, se dice que destruyó las iglesias de Saze y de Aramon. Durante las guerras de religiones hubo frecuentes incendios, y aún más durante el último tercio del siglo XVI. Algunos historiadores piensan que el Castelas fue construido con las piedras de fortificaciones de la ciudad destruidas por orden de Richelieu en 1623.
Entre 1595 y 1634, se realizan pequeñas restauraciones y se construye el campanario tal y como es hoy. A pesar de estas obras y de las múltiples demandas de los habitantes a la abadía Saint-André, la iglesia se degrada.
En 1729, la capilla Saint Joseph fue construida por iniciativa de Pierre Palejay, personalidad importante de la ciudad. Se celebraba culto hasta que la nueva iglesia Saint-Bardulphe o iglesia baja (la actual) acoge a los fieles. A partir de entonces, se observa una falta de interés por la iglesia del Castelas. Alquilada a agricultores, sirve de pajar y cuando “el agua de la ciudad” llegó a Rochefort (1963-1964), la municipalidad la convirtió en torre de agua. Abastecidas por el manantial de Vaujus, las cisternas de 250 m3 de capacidad, alimentan las viviendas antes de que ser destruidas en los años 1970. A principios del siglo XXI, el Castelas fue una sala de reunión y de espectáculo. En 2013, es inscrito en el inventario de los Monumentos Históricos y en 2015 beneficia de un programa de restauración en el que se iluminan las pinturas murales.
Le Castelas
Montée de la vieille église
30650 Rochefort-du-Gard
Lenguas habladas : Francés