LA REGIÓN DE SORGUES
Me reservo
Una visita
A partir del
Me reservo

La región de Sorgues ofrece todo lo que deseas para pasar una hermosa estancia. Actividades en el agua en plena naturaleza, visitas de monumentos y patrimonio histórico y el arte de vivir al estilo provenzal. ¡Un evidente concentrado de felicidad!

L’ISLE-SUR-LA-SORGUE

El encanto de la Venecia provenzal

L’isle-sur-la-Sorge, la perla de la región de la Sorgue, es una etapa ineludible. Aquí, todo se articula alrededor del río la Sorgue que ha modelado la vida cotidiana de los habitantes. Las ruedas de paletas son el testimonio de un pasado artesanal de la ciudad que durante mucho tiempo vivió del comercio de la seda y de la lana. Hasta el día de hoy, la fábrica Brun de Vian Tiran, sigue perpetuando el saber-hacer ancestral del tejido. Pero l’Isle-sur-la-Sorgue esconde muchos otros tesoros, así que puedes encontrar un objeto insólito en el rincón de cada calle o en cualquier tienda de antigüedades.

Desde hace más de 80 años, la Venecia provenzal se ha convertido en un templo de antigüedades y el destino preferido de anticuarios y aficionados de arte. Nada mejor que sentarse en la mesa de un bar típico a las orillas del Sorgue, admirando las aguas radiantes del río y disfrutar del momento… eso es pasear en l’Isle.

FONTAINE DE VAUCLUSE

El misterio de los orígenes de un manantial

En los confines del Vaucluse, el pueblo de la Fontaine de Vaucluse es muy particular. Primero, le da el nombre al departamento: “vallis clausa”, el valle cerrado que se convierte en Vaucluse. De este valle cerrado surge un misterio: la Sorgue que irriga gran parte del departamento y que hasta el día de hoy no se sabe dónde se encuentra su origen.

Con un flujo promedio de 630 millones de m3 de agua, esta fuente es la primera en Europa, y una de las más importantes a nivel mundial, por su volumen de agua derramada. Ven a vivir una experiencia fuera de lo común en la Fontaine de Vaucluse paseando sobre el agua o haciendo espeleología. También podemos venir a admirar y descubrir un pueblo en el que reina una atmósfera tranquila y pintoresca que ha acogido a grandes artistas y escritores, uno de los más famosos y antiguos de ellos es Petrarca.